Volver

El desayuno de la tía Kah

Desayunos saludables para tus hijos

Cuando se mira fuera de la burbuja familiar, ser la tía que puede usar trucos para alimentar bien a los "sobrinos" es un plus, por ello tener un desayuno que puede hacer a los niños levantar el apetito y hacerlos que se terminen el plato es una gran labor. Por tanto atentos a mis pequeños guiños para hacer que un niño no deje nada en las mañanas.

“La inevitable "tía" Kah tiene formulas deliciosas para que los niños inicien el día con el desayuno más saludable posible”.

Después de los 30, si no tienes hijos, es inevitable volverte la “tía” de los hijos de tus amigas. En este momento de mi vida, y desde hace unos años, me vuelvo “nueva tía” por lo menos cada seis meses. Este último año he notado que me he vuelto  "famosa" por los desayunos, lo cual no me imaginé jamás, ya que mis hábitos alimenticios son muy saludables. Pero  caí en cuenta: ¡Yo les ofrezco la opción saludable de lo que les parece divertido!

Ya que lamentablemente lo saludable es asociado con insípido y lo rico con dañino, yo no les menciono a los niños que lo que se están comiendo tiene poca azúcar.

Hoy quiero compartir con ustedes el  famoso desayuno feliz de la tía Kah para que sorprendan a sus chiquitos y estén tranquilas por  ofrecerles algo saludable.

¿Qué niño no se emociona con unos pancakes? Esta es la opción saludable, ya que son pancakes de harina de quinua. El secreto para que no queden secos y tengan un sabor delicioso está en el banano. Así se preparan:

¼ de taza de harina de quinua + medio banano + 1 huevo entero (o dos claritas si  no te gusta darles la yema) + ¼ de taza de leche vegetal (almendras o soya)

Pones todos estos ingredientes en la licuadora hasta que estén incorporados y llevas la mezcla al sartén caliente. Procura que sea un sartén antiadherente para que no tengas que agregar mantequilla.

Sírvelos con mermelada natural o baja en azúcar o tritura trocitos de fruta con miel natural. Puedes ponerte creativa, pregúntale al niño si le gusta la canela para que le espolvorees un poco, también a veces compro mantequilla de maní en mercados locales y se las agrego si estoy 100% segura que el niño no tiene alergias al maní.

Y la parte que siempre celebran más ¡EL CHOCOLATE!

 

Gracias por leerme,

@Kahrenrondon 

 

Newsletter

Si quieres recibir contenido especial solo debes suscribirte aquí